Archivo de la categoría: RRHH

4 TIPS PARA QUE REALICES BIEN TU TRABAJO SIN CAER EN EL PERFECCIONISMO

perfezione

Foto vía intenert

  1. Averigua qué esperan de ti

Lo primero que tienes que averiguar es la descripción detallada de tus funciones, en lo posible por escrito. A medida que surjan dudas ve preguntando  hasta que te hayas familiarizado con todas las facetas de tu cargo. Ten en cuenta que cualquiera prefiere que le pregunten antes de que el trabajo no esté bien hecho o esté incompleto.

Recuerda, que ahora las funciones de cualquier cargo requieren que el profesional sea más integral, por lo tanto debes adaptarte a las circunstancias que se te presenten, teniendo presente  la profundidad de tu cargo, esto permitirá que eleves el estándar de calidad de tu trabajo y que además pienses en la milla extra.

  1. Evita el perfeccionismo

El perfeccionismo es un arma de doble filo, puede ser una cualidad o un defecto, es importante que evalúes si la acción que vayas hacer aporta al proyecto a la entrega que tengas que hacer o definitivamente no aporta y lo que hace es que te desgastas y así mismo a tu equipo.

  1. Valora el esfuerzo

Es importante que aprendas a reconocer tus logros, felicitaciones y esfuerzo, porque si sigues tirando de la cuerda sin frenar puede afectar tu autoestima y la de tu equipo, porque lo único que haces es exigir. No caigas en la trampa, excelencia claramente Sí, pero perfeccionismo Nunca.

  1. Si no estás segura/o sobre si lo estás haciendo suficientemente bien ¡pregunta!

En muchas ocasiones dejamos de preguntar por miedo a que nuestra pregunta no guste, o por no molestar. Esta actitud es muy negativa para ti y para la empresa porque la energía que malgastas en dudar de tu desempeño estás dejando de utilizarla en enfocarte y optimizar así tus resultados.

Pero también ten en cuenta que preguntar es un arte. Hay que saber buscar el momento adecuado y pensar las preguntas antes de hacerlas para asegurarnos de que nuestras dudas son perfectamente entendidas. Ten en cuenta que no te conviene hacer preguntas demasiado generales, cuanto más concretas sean tus preguntas, más concretas serán las respuestas.

Estos 4 tips, aunque generales te los dejamos en la mesa para que los pienses, analices y los mastiques, porque desarrollar bien tu trabajo es tan importante para ti como para la empresa, de ello dependen tu autoestima, tu desarrollo profesional y el avance de la organización.

La clave está en que obtengas una descripción detallada del puesto, busca la excelencia sin caer en el perfeccionismo, y cuando tengas dudas sobre si estás haciendo bien tu trabajo ¡pregunta!.

Fuente: http://www.gestiopolis.com

¿Cuáles son las competencias que deben adquirir los nuevos gerentes?

Untitled design (1)

Se requiere que la nueva gerencia defina y fortalezca estructuras organizativas innovadoras que superen los modelos clásicos del pensamiento administrativo

1. Desarrollar y generar competencias ambientales empresariales. Se busca promover en las organizaciones una producción más limpia y menos contaminante y que debe ser soportada ahora por el desarrollo de competencias ambientales empresariales que promuevan en la organización comportamientos que vayan más allá de las conductas mínimas de respeto al medio ambiente.

2. Desarrollar influencia y persuasión en contextos específicos acorde a las necesidades de los equipos de trabajo. El liderazgo situacional permite rotar la responsabilidad, invita a empoderar al equipo, hacer colegiado el resultado de tal manera que se comienza a reconocer que el líder no es sinónimo de jefe o de autoridad suprema, es el reconocimiento del conocimiento subyacente al equipo de trabajo.

3. Pensamiento creativo. El gerente debe tener la capacidad para fomentar y despertar la creatividad dentro de la organización, para encontrar nuevas soluciones y oportunidades para la empresa a través de nuevas formas de pensar que sean social, financiera y medioambientalmente sostenibles.

4. Mentalidad global, papel del profesional en el mundo, desarrollo profesional global. El gerente debe entender que las soluciones, las oportunidades y el campo de actividad profesional son hoy globales y disponer de herramientas, actitudes y valores para sacar provecho de ellas.

5. Inmersión digital. Marca personal en el mundo digital, nuevas actividades y formas de entender la productividad en el mundo empresarial. En la vida personal, estamos ya acostumbrados a interactuar de forma natural con el mundo digital, lo hemos incorporado a nuestros espacios de ocio, de vida doméstica, de interacción con nuestros familiares y amigos. Ver la TV al mismo tiempo que se navega en una red social, se juega con una App o se envían mensajes a través de WhatsApp es algo natural.

6. Reconocer las habilidades y competencias individuales, pero apuntando al logro de los propósitos corporativos. Hablar de equipos empoderados, significa que su poder viene de dentro, de generar la sinergia requerida para que cada uno de sus integrantes aporte lo mejor de sí en la ejecución de las tareas.

7. Identificar modelos de comunicación capaces de afrontar con éxito los conflictos en la organización. La comunicación asertiva permite generar espacios para escuchar también a quienes piensan diferente sin descalificarlos y de esta manera encontrar valiosas alternativas para la acción.

8. Promover iniciativas que permitan “hacer que las cosas sucedan” en los nuevos entornos organizacionales. Esto se afinca en el descubrimiento de nuevos escenarios que aún no son realidad pero que son posibles y probables, se apoya en modelos prospectivos que le permiten intuir variables que pueden marcar la diferencia para su organización.

9. Establecer un marco de acción que contribuya a una gestión que permita el desarrollo sustentable en beneficio de la sociedad. Se trata de identificar en las organizaciones la capacidad de valorar sus entornos y por tanto, reconocer que su gestión empresarial involucra a los clientes, los proveedores, sus accionistas, los colaboradores y también a las comunidades en las cuales hace presencia su organización, sea por presencia física real o bien por impacto de marca.

10. Promover el proceso de cambio. El cambio en un mapa que deben aprender a leer los colaboradores y serán ellos mismos quienes identificarán que la organización está estancada y requiere movimientos rápidos y necesarios, aparece la urgencia de crear estrategias que aseguren el largo plazo de la organización, sabemos de memoria historia de compañías que fueron exitosas un par de años pero después de eso nada nuevo apareció.

11. Integrar en la gestión cotidiana la capacidad de apoyarse en los recursos y herramientas tecnológicas para favorecer la conectividad en la organización. Se impone estar al tanto de las nuevas tecnologías. Una empresa que no tenga página Web es una organización que no existe, las redes sociales han pasado de ser espacios dedicados al ocio y la diversión a estrategias potentes de penetración de mercado, de publicidad de bajo costo. Los correos electrónicos, los portátiles, las comunicaciones móviles y toda la pléyade de alternativas que ni siquiera somos capaces de nombrar se van apoderando rápidamente de la gestión gerencial y obligan a cambiar el modo y el estilo de hacer negocios.

12. Evidenciar con sus comportamientos y acciones la legalidad y licitud más allá de toda creencia con el fin de operacionalizar los valores corporativos. Los valores promulgados y promovidos aparecen en ocasiones como fantasmas ocasionales que se esgrimen al momento de rendir cuentas. Los valores no admiten líneas curvas, en este sentido es preciso que la gerencia tenga claridad del testimonio que ofrece con sus actos a los clientes y colaboradores, especialmente; se pretende revisar la coherencia entre el decir y el hacer de tal manera que la praxis organizacional tenga unos principios rectores que apoyan la identidad corporativa.

13. Desarrollar competencias orientadas a fortalecer el carácter y el conocimiento en los comportamientos y relaciones con proveedores y clientes. Los costos pueden subir o bajar para la organización si la confianza se fortalece en las relaciones con clientes, proveedores y colaboradores. El puente de la confianza está unido al de la credibilidad, casi que podemos decir que el uno condiciona al otro, en este sentido es preciso incrementar los niveles de credibilidad en las personas, los equipos y la organización.

14. Aprender otro idioma. Aprender otro idioma puede resultar altamente beneficioso para nuestro entorno profesional ya que nos permite estar en contacto con todo tipo de gente. El hecho de conocer varios idiomas abre una gama de posibilidades para hacer negocios a nivel internacional de manera exitosa. Y, además, otro idioma desarrolla nuestro sistema de aprendizaje a nivel cerebral y nos mantiene pensando constantemente.

Estas competencias son sólo unas entre muchas, por lo que aquellos que tienen responsabilidades gerenciales deben revisar, de modo juicioso, el contenido de cada una de estas competencias que, sin duda, serán y en algunos casos ya lo son, parte de las nuevas dinámicas gerenciales que movilizarán a las organizaciones hacia nuevas realidades, que regirán el destino corporativo.

Se requiere que la nueva gerencia defina y fortalezca estructuras organizativas innovadoras que superen los modelos clásicos del pensamiento administrativo. Los Gerentes deben promover la edificación de modelos acordes con las nuevas realidades. Por lo tanto, actualizarse se convierte en una necesidad ineludible para asumir los retos y desafíos impuestos por el competitivo entorno que les rodea.

Fuente: http://www.gestiopolis.com